06 abril 2016

UNA LECTURA LARGA, UNA MUJER DIFICIL

Nada más apearnos del tranvía nos estaba esperando "Una mujer dificil" de John Irving, otro de los autores que nunca antes habíamos trabajado en el Club. Si bien, en un principio y hasta la mitad de la novela reinó el desconcierto dentro del grupo en general, sobre todo por la relación amorosa que aborda, los cuentos infantiles dentro de la novela, el cambio de narrador en la segunda parte..., su historia (o¿seria más correcto decir sus historias) han conseguido que descubramos toda la riqueza de contenidos que encierra.
La verdad es que nos ha parecido una gran novela - no sólo por sus más de 500 páginas-, si no grande en el sentido de que es un ejemplo de buena literatura. Irving utiliza un planteamiento original, una estructura complicada en la que al final acaba encajando todo, huye de las frases cortas y simples y muestra un dominio del lenguaje muchas veces exquisito, dotado de sentimiento, unos personajes estupendamente perfilados con los que, en muchos momentos, llegas a sentirte identificado (o al menos comprendes por qué actúan del modo en que lo hacen)... Además, el hecho de que la escritura sea un nexo de unión entre todos los personajes y, al mismo tiempo entre ellos y nosotros como lectores, pues acabamos leyendo los cuentos de Ted, conociendo las novelas de Marion, de Eddie y de Ruth. Todo muy concéntrico, muy circular, incluso la frase que se repite casi idéntica al principio y al final del libro "...sólo somos Eddie y yo..." 
Publicar un comentario