02 mayo 2011

Continuamos "entre cenizas"

Llegamos a la sesión del día 15 con los cinco primeros capítulos de "Las cenizas de Ángela" leídos, y con el convencimiento de haber sucumbido del todo a su magia porque, desde el principio, te sientes atrapado por la historia. Una historia en la que el autor consigue reflejar con una inusual fuerza dramática las penurias y penalidades de una familia irlandesa, la suya propia, en los años treinta. Pero el autor consigue presentarnos todo aquello, no desde los 66 años que tenía al escribirla, sino narrado  por la voz de un niño perspicaz y observador, que transforma la miseria y el dolor en algo divertido e ingenuo, ayudado por un lenguaje agridulce y un humor muy agudo e irónico; hasta el punto de que, en algunas ocasiones, Frankie nos hace reir ante su total inocencia.
Con todo esto, y ante los días fesitvos de Semana Santa, que nos impedirán tener nuestra sesión, nos comprometimos a leer por lo menos las dos terceras partes de la novela.
Así llegamos al viernes 29 de abril, con la lectura casí, casí finalizada, pues las festividades (y más con el tiempo tan lluvioso que ha hecho) dan para mucho. Esta tarde la dedicamos a seguir comentando distintas situaciones narradas en la novela, comparándolas en algunos casos, con las que muchos de nosotros hemos oído contar a nuestros padres y abuelos tras la postguerra española. Entonces nos damos cuenta, de que las que nos describe Fank McCourt, no son tan extrañas, inusuales, ni lejanas...
El próximo día habremos concluído la lectura y repartiremos el nuevo libro que será el de el autor/a con el que tendremos este año el Encuentro de Clubes de Lectura de la provincia de Toledo, que aún no vamos a decir quien es, pero ya lo sabemos.
Publicar un comentario