11 diciembre 2009

Seguimos "navegando" con Pérez Reverte.

Pasamos el ecuador de esta novela con la cuarta sesión..., ¡por fin! -han respirado algunas-. Otras ya están inmersas en la historia y siguen adelante sin complicaciones ni esfuerzos especiales. Hemos seguido avanzando desigualmente, según ha podido verse la quinta tarde que nos hemos reunido.
Sin embargo, todos estuvimos de cuerdo en la belleza que encierran estos párrafos para los amantes de la lectura: "... Los libros son puertas que te llevan a  la calle, decía Patricia. Con ellos aprendes, te educas, viajas, sueñas, imaginas, vives otras vidas y multiplicas la tuya por mil. A ver quién te da más por menos..."
Y esta otra, apoya precisamente lo que nos esta ocurriendo con este título : "... que no hay dos libros iguales porque nunca hubo dos lectores iguales. Y que cada libro leído es, como cada ser humano, un libro singular, una historia única y un mundo aparte."
Publicar un comentario