24 marzo 2013

Las palabritas se las lleva el viento...?

Creemos que sí, porque nos pasamos la vida diciendo que nos comprometemos una y otra vez a tener el blog al día, y luego nos resulta imposible cumplirlo...Pero por otro lado, las palabras que leemos, las que nos sirven para hablar con otras palabras sobre las que hemos leído, ésas permanecen, estamos seguros. Por eso, aunque hemos decidido terminar con los propósitos huecos, con las promesas que nos resulta imposible cumplir, a partir de hoy sólo nos comprometemos a hacer lo que podamos, que -sinceramente- no es poco.
La última vez que escribimos, las Navidades estaban aún por llegar, han pasado prácticamente tres meses, mucho tiempo sin contar nada... Afortunadamente hemos seguido leyendo y comentando, y por lo menos, os haremos un resumen de lo hecho hasta ahora.
"El faro de Alejandría", lectura en la que nos quedamos cuando dejamos de escribir, nos gustó bastante, nos pareció muy  interesante, fácil de leer, excelentemente ambientada en el contexto del siglo IV d. C., en escenarios tan llamatvos como Éfeso, Alejandría y Tracia...
Ya hemos comentado en otras ocasiones que la novela histórica gusta mucho en nuestro Club, y cuando elegimos una, la devoramos. Pero además, si la protagonista es una joven -Caris- de orígen noble, capaz de negarse a un matrimonio convenido por su padre, de huír de su Éfeso natal, de marchar a Alejandría para cumplir su sueño de estudiar el arte de la medicina hipocrática, para lo que tiene que hacerse pasar por eunuco, porque a las mujeres no les está permitido estudiar y mucho menos ganarse el sustento... pues el éxito está asegurado.
La siguiente lectura nos trajo a España, a la Cataluña de finales del siglo XIX, de la mano de "La bodega" de Noah Gordon. En la primera sesión con este libro proporcionamos un poco de información sobre el autor y su obra; pudimos así comprobar que es uno de los autores extranjeros que gusta más en nuestro país, y que ésta, su última novela hasta el momento, está rodeada de cierta controversia.
Pero a lo que vamos..., en nuestro Club, no es que Noah Gordon fuera un perfecto desconocido, porque quien más y quien menos había leído "El medico""El último judío", pero de esto hacía ya mucho tiempo... A nosotros -sin apasionarnos- no nos ha disgustado, porque el estilo de Gordon es muy ameno y fácil de comprender, no abusa de florituras en las descripciones, y con cuatro pinceladas de nada consigue plasmar la forma de ser de los personajes y el entorno en el que viven. Pero lo mejor es que con la novela, surgió un interés muy estimulante por la época histórica española en que transcurre, y comenzamos a indagar sobre la gloriosa, las guerras carlistas, y -sobre todo- el asesinato del General Prim. Y justo en esos días, por esas coincidencias que a veces resultan tan afortunadas,  se aportaban nuevos datos en la investigación del asesinato del general, y nosotros en la Biblioteca, recibíamos la novedades, y entre ellas venía "La berlina de Prim" de Ian Gibson, y nos vino al pelo para recomendarla como lectura complementaria... Con todo esto, hemos obtenido varias sesiones de intensa charla, en las que hemos disfrutado y hemos aprendido.
Y de un escenario nacional, pasamos a uno regional o -mejor dicho- casi local, pues el siguiente libro en el que nos zambullimos fue "Leyendo leyendas", seleccionado y adaptado por José Manuel Magán García, una recopilación de 21 leyendas de diferentes épocas históricas que tienen la ciudad de Toledo como nexo en común. Este libro nació como fruto del "Proyecto Leyendas" del conjunto de Centros de Profesores de la provincia de Toledo, aunque es válido para cualquier persona que quiera conocer y disfrutar con este tipo de relatos.
Nosotros estamos  apenas a 15 minutos de Toledo, y hemos oído montones de veces no todas, pero sí muchas de estas leyendas desde niños: en casa,  en la escuela, en alguna ruta nocturna de las muchas que se organizan en la ciudad..., por tanto, conocemos incluso los lugares en los que se ubican... Pero aún así -o precisamente por esto- nos pareció interesante poder disponer de una selección ordenada cronológicamente respecto a la historia de Toledo, y organizadas en tres bloques bien diferenciados: el primero relacionado con los orígenes de la ciudad y su historia medieval; el segundo corresponde a textos estrictamente literarios de corte romántico, inspirados en leyendas toledanas; y el tercero, el que proviene de la más estricta tradición popular.
Por supuesto que el libro nos ha gustado (siempre ocurre cuando lees sobre algo próximo y conocido), pero sobre todo porque nos hemos dado cuenta de la gran diferencia que supone el conocer estas leyendas mediante un intermediario que las narra, y el leerlas tal y como fueron escritas muchas de ellas, o a través de unas adaptaciones que nos parecen impecables y, -huelga el decir- que las más aceptadas y comentadas fueron las de corte romántico como las de Becquer o Zorrilla. Aparte, la red está muy bien nutrida de páginas web con un amplio contenido de leyendas toledanas no incluidas en esta selección, y como el ordenador e internet se han convertido en miembros casi siempre presentes en nuestras sesiones del Club, pues hemos podido leer otras, comentarlas, ver los lugares en que suceden... Todo un placer.

Publicar un comentario