24 noviembre 2012

Y comenzamos la Edición 2012-13 del Club

Seguimos contando, pues ahí no acaba la cosa.
Todas las lectoras esperaban llevarse consigo la nueva lectura, tenían ganas de leer tras el "resbalón" del verano..., y se marcharon con esas ganas. La vida está llena de imprevistos, y nuestro Club no escapa de ellos: la Biblioteca de Castillo de Bayuela nos había informado que el día 21 de Noviembre tenía como invitada de honor a María Dueñas, y nos animaba a participar en el Encuentro. Nosotros ya tuvimos el placer de conversar con ella hace dos años en el mismo lugar -tal vez lo recordéis, pues lo publicamos aquí- y pensé que tal vez no les parecería interesante repetir pero, ante la nueva propuesta, todas se mostraron entusiasmadas, con ganas de leer la nueva novela, y con ganas de repetir. Por tanto, cambio de planes. La planificación de lecturas hasta Navidad quedaba trastocada, no podía entregarles el libro programado, y en la Biblioteca sólo teníamos un ejemplar entre las Novedades... Solución: aprovechar los últimos restos de presupuesto para adquirir un nuevo lote del Club de Lectura, lo que nos obligaba a esperar al menos hasta la próxima sesión... Otra solución: que intentaran seguir avanzando en la lectura de "Blonde". Conclusión: No hay mal que por bien no venga...
Esperamos esa semana y nos plantamos en casi finales de Octubre, en el 26. Teníamos el lote de libros, y teníamos menos de un mes para leerlo..., tendríamos que mantener un buen ritmo de lectura si queríamos tenerlo terminado para el día del Encuentro. A mí esto no me preocupaba lo más mínimo pues, después de varios años compartiendo cafés, tertulias y lecturas, de sobra sé que si un libro les gusta, no respetan los límites que cada semana intento imponer. Y "Misión olvido" iba a gustarles. Aún así, dividí el libro en tres partes para que todo no fuera correr y correr y mantuviéramos el mismo ritmo, que es lo que intentamos siempre.
Y Noviembre ha discurrido entre sesiones y  misiones casi sin enterarnos. Yo sabía que, aunque no podría evitar que la comparasen con "El tiempo entre costuras", acabaría gustándoles en general. Porque tiene una lectura muy fluida y amena, porque tiene una trama urdida a través de saltos en el tiempo, con un estilo sencillo, rico, pero a la vez muy cuidado, preocupado por buscar las palabras precisas, expresar los sentimientos...

 En definitiva: allí estuvimos, allí disfrutamos, nos recibieron amablemente (muchas gracias por todo, Isabel), nos trataron aún mejor... Y María sigue siendo la misma mujer que ahora escribe, como en otro tiempo ayudaba a aprender, que disfruta compartiendo lo que hace y explicando cómo lo hace, que sabe comunicar... Una persona excelente.
Publicar un comentario